Young Couple Lying on Grass Outdoor

El sol nos calienta y activa nuestras células

Los baños de sol moderados son buenos para la salud. El Infrarrojo es un rayo “Físico” caracterizado por una acción de calor intenso con una energía débil. Es por esta razón que es ampliamente utilizado en centros médicos.

El infrarrojo lejano benéfico penetra hasta 4 cm en el cuerpo humano para calentarlo desde el interior y provocar una dilatación capilar manteniendo el flujo circulatorio tranquilo. Se refuerza así el metabolismo, aumentando la resistencia del cuerpo (inmunidad) y permitiendo su curación.

Las sustancias inútiles, toxinas y acumulaciones nocivas en el cuerpo serán eliminadas por la vía de la transpiración junto con el agua durante la actividad metabólica generada por la activación de las células y de la circulación sanguínea. Estas sustancias incluyen metales pesados cancerígenos, sustancias tóxicas contenidas en los alimentos modificados, ácido láctico, responsable del envejecimiento, ácidos grasos libres, grasa libre subcutánea, los iones de sodio que causan hipotensión y ácido úrico que provoca dolor.

Investigación médica en la NASA

La Nasa ha sido la primera en lanzar el concepto de medicina suave por infrarrojos lejanos. Ha creado productos terapéuticos cuyos resultados se han mostrado muy benéficos para el cuerpo humano. Uno de los efectos  benéficos de los infrarrojos lejanos es la prevención de enfermedades tales como el cáncer al eliminar toxinas y metales pesados prisioneros en los tejidos y que provocan la degeneración celular.

La energía radiante de los IRL trabaja por frecuencia de resonancia sobre la misma membrana celular, procurando una renovación celular profunda. El rayo infrarrojo lejano activa las moléculas de agua fraccionándolas en pequeños grupos. Puesto que la frecuencia del rayo coincide con la frecuencia del movimiento intermolecular, su energía es fácilmente absorbible por las células, activando la circulación sanguínea acelerando el aporte de nutrientes y enzimas para así reforzar el metabolismo y la inmunidad.

Mejora la salud cardiovascular

El 7 de agosto de 1981, el diario “Journal of the American Medical Association” (JAMA) contenía un artículo sobre el tema bien conocido hoy día: la mejora del sistema cardiovascular de los corredores y su desarrollo muscular. Lo que no sabemos tanto es que este artículo decía que “la utilización regular de una sauna podía causar una tensión similar sobre el sistema cardiovascular y ser tan eficaz para entrenarlo quemando más calorías que un ejercicio regular.”

La penetración profunda de los rayos infrarrojos (hasta 4 cm en el cuerpo) genera un calentamiento importante en el interior del músculo y de los órganos internos. El cuerpo responde a este calor con un aumento hipotalámico a la vez del volumen y del ritos cardíaco. Los resultados esperados del entrenamiento cardiovascular son obtenidos gracias a los esfuerzos benéficos del corazón. La investigación médica lo confirma puesto que el cuerpo al esforzarse en estabilizar la temperatura, induce un aumento sustancial del ritmo cardíaco, de su producción y del rendimiento del metabolismo.

Para confirmar la validez de este entreno cardiovascular, extensas investigaciones de la NASA en los años 80 han llegado a la conclusión que la estimulación de la función cardiovascular con los rayos infrarrojos es el medio ideal para mantener el entrenamiento de los astronautas americanos durante los largos vuelos espaciales.

KDomo permite aumentar considerablemente la circulación sanguínea igual que el ejercicio físico.

systeme-cardiovasculaire

Uno de los beneficios de KDomo es su capacidad para incrementar de forma muy importante la circulación sanguínea provocando la multiplicación de capilares y consecuentemente provocando un ejercicio cardiovascular intenso. Tiene el mismo efecto que el ejercicio físico, aunque no lo reemplaza. Todas las personas no pueden hacer suficiente ejercicio, en éstos casos KDomo es una ayuda inestimable para la salud.

Muchas  afecciones cardiovasculares  pueden estar asociadas en alguna medida a una circulación sanguínea débil y así pueden responder a la dilatación periférica gracias a los efectos de los IRL.

Investigadores finlandeses que han estudiado mucho la utilización regular de las saunas convencionales, declaran que existen pruebas abundantes que sugieren que los vasos sanguíneos de los usuarios asiduos de las saunas de infrarrojos se mantienen elásticos y flexibles por más tiempo debido a las dilataciones y contracciones repetidas.

Hipócrates (460 a.c. - 377 a.c.)

Es considerado como el padre de la medicina. Entre sus múltiples aportaciones ya decía: «Las fuerzas naturales que tenemos en nosotros son las que nos curan de nuestras enfermedades.» y añadió: «Dadme el poder de producir fiebre y curaré cualquier enfermedad».